El cine en rosa » 2016 » marzo » 16

Por M. LAURA GUTIÉRREZ

Archivo para 16 de marzo de 2016

16 de marzo de 2016

Los complejos de las celebrities

Créetelo, las estrellas más deseadas y los actores de mayor éxito tienen complejos de todo tipo. Sigue leyendo y descubre qué hace sentirse grotescamente gordo a Tom Hanks o qué poro de la piel de Nicole Kidman ha quedado libre de cirugía.

Angelina Jolie, otra actriz que calza complejos

¿Quién podría imaginar que Jennifer Lopez se siente acomplejada por sus célebres y voluminosos glúteos? La actriz convertida en cantante, y posteriormente reconvertida en actriz, vive obsesionada con disimular precisamente la única parte de su cuerpo que hizo que Oliver Stone le diese el papel en “Giro al infierno”, tras verla de espaldas por la calle. Y si JLo desearía tener menos notoriedad trasera, Tom Hanks tampoco se queda atrás, ya que éste “se siente gordo” cuando observa sus nalgas. Por este motivo, ha confesado que evita mirarlas en la medida de lo posible (¿pensaría igual en “Náufrago”?).

Nicole Kidman y su cambio radical

Otros complejos de narices son los demostrados por Jennifer Aniston, Jennifer Grey o Elizabeth Hurley, quienes bisturí de por medio han modificado el tamaño y forma de sus naricitas. ¿Cualquier cosa antes que ser la nueva Barbra Streisand, quizá? El empeño por resultar perfecta es de tal magnitud que hasta la mismísima belleza salvaje del séptimo arte, Angelina Jolie, se siente todo un patito feo cuando baja la vista a sus pies, excesivamente grandes en opinión de la futura Sra. Pitt. Y es que no hay parte del cuerpo que no pueda provocar complejos. Por ejemplo, Leonardo DiCaprio odia sus manos hasta el punto de que en “Titanic” se usaron las de James Cameron para los primeros planos, y Silvester Stallone vive en un continuo trauma por sus labios, los cuales se mueven de manera descocada cuando éste habla, sin que él pueda hacer nada por controlarlos.

Jennifer Lopez está obsesionada con el tamaño de sus nalgas

Pero sin duda el mayor complejo es el de Nicole Kidman, que harta de ser una divertida pelirroja con pecas, decidió demostrar que la Barbie siempre es un buen modelo a seguir, aunque ello le obligase a someterse a una radical operación de piel que borrase todas y cada una de sus adorables pecas. Ahora Kidman tiene una baja tolerancia a los rayos de sol, pero luce una piel blanca (a juego con su nueva nariz y pómulos), que es lo importante, ¿no?

Rachel Green no fue la única en cambiar de nariz, Jennifer Aniston también lo ha hecho

También persiguiendo ese objetivo, pero menos radicales, tenemos a Scarlett Johansson, Angelina Jolie o a Nikki Cox, que decidieron redimensionar sus besos en formato extra-grande, incrementando el tamaño de sus labios (por no quedarles ya muchas más zonas que aumentar).

Y por supuesto, no podía faltar el peor de todos los complejos: el de superioridad. Tom Cruise lo tiene claro: los empleados de su hogar no son dignos de mirarle a los ojos, y así lo establece el astro del celuloide, quien se pone de los nervios si algún insubordinado osa mirarle directamente. ¿Complejo o trastorno?

Nikki Cox y Scarlett Johansson, la prueba de la cirugía a veces queda mal y otras bien

Pero por acabar con un toque de humor, te dejo con Will Smith y sus sorprendentes declaraciones: “Tengo unas orejas grandes y de soplillo, como Mickey Mouse. Y por eso gusto tanto a la gente”. Si bien es una afirmación algo peculiar, demuestra que un complejo puede transformarse en una virtud si uno así lo cree. ¿No te parece?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


1 comentario

Por M. LAURA GUTIÉRREZ

css.php